30 de abril de 2013

Va de premios

Últimamente estoy que me salgo, me cuesta creerlo pero varias blogueras se han acordado de mi y mi humilde blog (ejem, ejem) y me han otorgado unos cuantos premios. Y como es de bien nacido el ser agradecido y más vale tarde que nunca, aunque no haya madrugado y no me vaya a cobijar la sombra de ningún árbol, escribo estas líneas como muestra de gratitud ante tan maravilloso presente.

Una de las reglas en la que coinciden siempre todos los premios, es que tienes que nombrar a quien te lo ha otorgado, así que, aquí os dejo los blogs con los respectivos premios que me han concedido:

Ángeles de El taller de la costurera
Marina de El baúl de Cleo y 
Silvia de Las cositas de Sinvèlik

http://3.bp.blogspot.com/-z03QS0O4cPA/UVTjqmtRPeI/AAAAAAAAAtU/IRpVp2SLOQk/s1600/Award+Liebster+Transparent.jpg






Creo que no me he dejado a nadie, si ha sido así: perdón, perdón, perdón,... pero es que al final me he hecho un pequeño lío.

Normalmente me gusta hablar un poco sobre los blogs que me han otorgado los premios, pero he de decir, con todo el dolor de mi corazón que solo puedo hacerlo de dos: Ana y Ángeles. A ambas las sigo desde hace tiempo, las dos estupendas costureras y, lo que me da todavía más envidia, prolíficas costureras (yo tardo un mes hasta en hacer un simple dobladillo). Además, Ana riega todas sus entradas con un gran sentido del humor, es muy, muy divertida. A Silvia y Marina no las conocía, pero no os preocupéis que eso se va a solucionar en un pis-pas, y que yo no las conociera no es excusa para no ir a visitarlas. ¡Eh!

En todos los premios había que contestar a una serie de preguntas. No os podéis imaginar lo que me cuesta, me cerebro se queda en encefalograma plano cuando me pasan estas cosas. ¡¡¡Y cada blog con cada premio son preguntas distintas!!!  ¡¡¡Me está entrando un sofoco solo de pensarlo!!! Como en el último premio que me dieron ya tuve que pasar por tan penoso trance (lo siento pero no lo voy a repetir) si alguien quiere saber algo más de mi solo tiene que ir a "mas premios-mas premios".

También comenté que no me sentía capaz de decidir a quien dar el premio, lo siento de nuevo, pero eso no ha variado. Ni mi encefalograma plano tampoco, es que hasta veo pasar la raya continua por la pantalla del ordenador. Así que, me temo que esta vez tampoco los voy a repartir. En estos momentos me siento como una aguafiestas, la que decide irse a dormir en el mejor momento y tú te tienes que ir con ella porque esa noche duermes en su casa. Pero no os preocupéis que como soy rubia en seguida se me olvida. Lo que no comprendo es como con la torta de años que tengo todavía me acuerdo de lo que era un aguafiestas, debe de ser porque siempre era a la que fastidiaban la noche.

Pero todo esto no es excusa para no deciros que me hace muchísima ilusión recibir estos premios, que os guste mi blog y sobre todo que muchas, pero que MUCHAS GRACIAS a las cuatro.




Por cierto, os prometo que la próxima entrada irá sobre costura que este mes parece que he estado de vacaciones. Ya terminé la chaqueta chanelera y tengo la entrada preparada a la espera de hacer alguna foto mediobuena para poder colgarla y presentarla al mundo.


23 de abril de 2013

Mis trucos caseros: limpiar el vaho al espejo del baño

¿Quien no se ha dado una ducha relajante, bien calentita, y al salir se ha encontrado en medio del Londres de allá por la época de Jack el destripador?  Y ante esto, ¿quien no ha cogido una toalla y se ha puesto a intentar quitar el vaho del espejo dejándolo casi peor que antes? Cuando entras en el baño está todo limpio y tras la ducha has dejado el espejo lleno de marcas de pasar la toalla y encima en cuanto te descuidas se vuelve a quedar blanco. Y tu, como no te ves, imaginándote tan mona, porque seamos realistas los únicos que están guapos saliendo de la ducha son los actores en las pelis que habría que verlos en sus casas con los ojos todos rojos y demás señales que se nos quedan tras un rato en remojo y además remojo caliente.

En fin, que me vuelvo a ir camino Soria.

Un día me dio por pensar que tenía que haber una manera de limpiar el espejo sin ensuciarlo. Y pensando, pensando, pensé "si cuando en los coches se empañan los parabrisas se limpian con aire...". Y como buena científica frustrada que soy hice un experimento: me duché, parte imprescindible, y al terminar agarré el secador y dirigí el aire al espejo. Estaréis pensando "pues vaya mierda de experimento", pero ya he dicho "científica frustrada" no científica de verdad. Y ¡Eureka! funcionó. 

Así que, desde entonces tras mis duchas invernales siempre le doy al espejo con el secador y se acabaron los churretes. Eso si, ni pongáis el aire demasiado caliente, ni dejéis el secador quieto orientado siempre hacía el mismo sitio ir moviéndolo, que cristal más calor no es una buena combinación, y aunque el seguro de la casa os cambie el espejo todos sabemos lo que pasa cuando se rompe uno; siete años de...


15 de abril de 2013

Por si acaso


Cuando veas las barbas de tu vecino cortar pon las tuyas a remojar... Yo lo dejo caer por si las moscas.

1 de abril de 2013

Once proyectos para 2013: para marzo dinerito en mi bolsito

 La consigna para el mes de marzo es "por un puñado de euros" y como una de las cosas que más me gusta hacerme son los bolsos no podía dejar pasar este mes, además era otra de esas cosas que tenía guardada en el cajón de pendientes. Para ello me inspiré en los bolsitos con boquilla japoneses tan monos y coloridos, pero como no podía ser de otra manera le di otra vuelta de tuerca y aproveché los restos de mis pantalones y me hice un bolsito japonés invernal a juego con ellos. La boquilla la tenía guardada desde el mes de diciembre en el que descubrí una tienda de marroquinería en la calle tres peces que me encantó; de las de toda la vida.

Si esperáis un tutorial en condiciones mejor lo dejáis aquí, porque como siempre fui haciendo las cosas según se me ocurrían y siguiendo la lógica que mi retorcido cerebro tiene; pero bueno no lo he debido de hacer tan mal porque al final tengo mi precioso bolso. Y ya más que estrenado, le estoy dando un tute...

Cuando lo tenía casi acabado alguien publicó un tutorial, pero se me ha olvidado quien... En fin, esta persona lo primero que hizo (creo recordar) fue dibujar la boquilla dejando una margen más ancho de un centímetro. Por supuesto, yo no lo hice así. 

Siempre que hago algo voy tomando apuntes de lo que voy haciendo y para que algunos pasos se entiendan mejor, y por que no, para que os riáis un rato de mí, de vez en cuando colgaré algún trocito.

Y ya, sin más preámbulos aquí comienza el como lo hice.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

TOP TEN ENTRADAS